jueves, 13 de agosto de 2015

CUERPO SIN TOXINAS HIGIENISMO parte 2

Ayer tuvimos la primera toma de contacto con este tema tan importante e interesante, a veces difícil de entender. Pero hoy vamos a por la segunda parte, que no por ello no es buena.

Un catarro, una gripe, son crisis de desintoxicación en las que todos los  síntomas nos indican que nuestro cuerpo está eliminando sustancias  nocivas para él: la mucosidad nasal. La tos indica el esfuerzo de nuestro  organismo para eliminar sustancias ajenas al aparato respiratorio. Por ello, si no es un caso grave, hay que dejar que el propio cuerpo se defienda para que elimine por si mismo las toxinas que lo invaden.

El ayuno en sí no cura nada. Con el ayuno ponemos al cuerpo en reposo para que dirija el máximo de energía posible hacia la eliminación de toxinas y curación de la enfermedad. Las personas que no quieren ayunar también pueden ayudar a su cuerpo realizando una dieta a base de frutas y verduras crudas o zumo de frutas y hortalizas crudas. Una persona que acostumbra a comer de todo puede conceder un gran reposo digestivo  a su cuerpo con una dieta de este tipo.

Se debe reiniciar la alimentación de una forma progresiva tomando en primer lugar zumos de fruta uno o dos días, a continuación grutas frescas y ensaladas de hortalizas crudas uno o dos días, para pasar ya a introducir los alimentos cocidos que, al menos durante una temporadita, deberían ser lo más sencillos y menos mezclados posible para ayudar al organismo a recuperar la energía que ha gastado en el proceso de desintoxicación.

En la digestión y asimilación de los alimentos consumimos mucha energía, ya que en ella trabajan cada una de las células del organismo. Una dieta basada en alimentos vivos, como frutas y verduras, libre de sustancias tóxicas, es una dieta de fácil digestión que aporta mucha energía vital al organismo.
Esta energía que se ahorra por la fácil digestión, más la energía aportada con los nutrientes se utiliza en la eliminación de sustancias nocivas acumuladas en nuestro cuerpo. A esto hay que añadir la energía ahorrada en el reposo físico, sensorial, mental y emocional.

Una dieta basada en alimentos vivos (frutas y verduras principalmente crudas) con unas comidas sencillas y sin mezclar muchos alimentos  diferentes constituye una dieta de desintoxicación.
El alimento crudo nos aporta muchos elementos vivos como vitaminas, sales minerales, enzimas, o clorofila, entre otros, que son los primeros que se alterarán por la cocción, almacenamiento, congelación o manipulación industrial.

La primera parte de la digestión de los alimentos se lleva a cabo en el estómago y los intestinos, donde los jugos digestivos se adecuan en cada momento a cada clase de comida.
Si mezclamos  muchos tipos de alimentos en una misma comida, los jugos gástricos no podrán adaptarse a su composición. Por eso una alimentación sencilla y con predominancia de alimentos crudos será la más adecuada para una dieta de desintoxicación.

El régimen asociado
Consiste básicamente en lo siguiente:
Desayuno: Medio kilo de fruta de la temporada aproximadamente.
Después de las horas de ayuno nocturno conviene una comida de fácil digestión. No es recomendable mezclar frutas ácidas con dulces. Es preferible comer un solo tipo de fruta e ir variando a lo largo de los días.
Comida: Una buena ensalada con varias hortalizas crudas a la que no se debe añadir sal ni vinagre, únicamente aceite de buena calidad.
Un segundo plato de verduras semi cocidas y alimentos ricos en hidratos de carbono o almidones, como patatas, boniatos, castañas o cereales. Consumir sólo un tipo de almidón cada día bien cocido, sin utilizar condimentos ni fritos, con aceite crudo es suficiente  y ocasionalmente un trozo de buena mantequilla cruda también .
Para la digestión de los hidratos de carbono es preciso que el jugo gástrico sea alcalino con muy poco contenido en ácido clorhídrico, por lo que sería preferible eliminar de la ensalada los tomates y el limón por su acidez.
Cena: Hay dos posibilidades.
1.- ensalada a la que se puede añadir tomate con verdura semi cocida sin patata ni otro hidrato de carbono. Y un puñadito  de frutos secos  (almendras, avellanas o nueces) o bien un derivado de la leche.
2.- Fruta fresca de la temporada ( mejor dulce si hemos ácido en el desayuno.) con fruta desecada dulce ( pasas, higos, dátiles …) y un derivado lácteo. Es mejor que los adultos no consuman leche al natural, pues su aparato digestivo tiene dificultades para digerirla correctamente.
De vez en cuando se pueden tomar unas manzanas asadas o en compota sin azúcar. Se puede intercambiar la comida con la cena, siendo conveniente que ésta se realice temprano. Este régimen es adecuada para seguirlo durante todo el tiempo que se desee, por ser una dieta equilibrada y completa, sin embargo pude haber personas que lo encuentran demasiado severo. En este caso pueden añadir otros alimentos, siendo preferible incorporar a mediodía una proteína grasa como los frutos secos, queso graso o huevos, y a la noche, en las cenas a base de verduras, algún huevo pasado por agua o tortillas de verduras. Fuente: integral

Las compatibilidades de los alimentos no son lo más importantes dentro de la alimentación higienista, pero mencionamos a continuación algunas de las reglas que más conviene tener en cuenta, sobre todo cuando se lleva a cabo una dieta de desintoxicación.
·        No comer con hambre
·        No comer cuando se está enfermo
·        No comer entre las comidas
·        Comer de forma moderada
·        Masticar y ensalivar bien los alimentos
·        No condimentar los alimentos con sal, especias, aceite frito…
·        No comer con prisas o cuando hay angustia, ansiedad, miedo,…
·        No se debe comer inmediatamente antes o después de un gran esfuerzo físico o psíquico.
Los beneficios se verán no de forma inmediata, hay que tener paciencia y dar el tiempo adecuado para que el cuerpo y la alimentación haga su efecto.

Montserrat A