lunes, 12 de septiembre de 2016

LA BISEXUALIDAD EN HOLLYWOOD

Las tendencias sexuales se están utilizando de manera
demasiado alegre, sea por  interés mediático, por moda y en otros casos por una tendencia sexual real. Hoy la gente joven va probando y saltando de pareja en pareja etiquetándose de maneras diferentes, por moda, por ser snob, etc.. pero tenemos una situación en Hollywood en que las mujeres van y vienen entre bisexualidad , lesbianismo y heterosexualidad.

Una especie de fiebre de la ambigüedad erótica se ha apoderado de las nuevas generaciones del mundo del espectáculo. Miley Cyrus, Kristen Stewart, Cara Delevingne airean experiencias lésbicas sin abandonar por ello su afición por los hombres.
Lo que si es cierto, es que estas reivindicaciones públicas son excelentes campañas de marketing con efectos mediáticos rentables. En este contexto mercantil, una legión de actrices, cantantes y famosas de diferente condición  han abierto su intimidad para desvelar una bisexualidad militante, reivindicando una tercera vía natural entre las tradicionales etiquetas de hetero y homo.
Un estudio estadounidense de 2010, publicado en el Journal of Sexual Medicine, concluyó que entre el 3 y el 4% de los adultos se identifica como bisexual. Es posible que los datos sean incorrectos por la reserva con que la mayoría trata sus asuntos de alcoba.

Yo no creo que ser bisexual se haya convertido en una moda. Simplemente ha llegado la hora de decir en voz alta que existe otra orientación y que no hay que ser juzgado por ello. Sin duda alguna, estas mujeres están en una situación privilegiada para hacerlo. Parece que la indefinición en una mujer puede ser muy morbosa.
Algunos medios hacen otra interpretación de esa explosión Bi insinuando que con frecuencia sirve para enmascarar una homosexualidad que podría dañar carreras. El argumento quizá sea válido en algunas circunstancias, pero no puede utilizarse para negar que hay personas que se sienten atraídas por otras sin importarles su género. Sigmund Freud ya habló de la bisexualidad como un rasgo innato en los seres humanos y Alfred C. Kinsey, uno de los pioneros de la investigación sexual, creó una escala de seis puntos para determinar la orientación de cada individuo, ubicando en el rango intermedio, el más abundante, a los que su verdadera naturaleza les haría disfrutar de ambos sexos.
Pero todo tiene su lado bueno y sin duda, tanta revelación mediática está ayudando a eliminar la barrera del género en las relaciones, hasta el punto de que parece provocar también un efecto mimético en otras mujeres que se muestran ahora abiertas a experimentar. Por ejemplo, Miranda Kerr, después de separarse de Orlando Bloom, comentó a la revista GQ que no descartaba averiguar cuál era su auténtica orientación. “la hipersexualización que vive la sociedad está muy bien si sirve para eliminar tabúes, pero no puede crear nuevas exigencias”.

Hoy  parece  que tienes un problema si no disfrutas de un sexo perfecto, irreal, en el que hay que cumplir con nuevos estereotipos. La bisexualidad es fantástica, a pero para quien es bisexual. Así que cuidado, porque puede ocurrir que muchas jóvenes que tienen a estas celebrities como referencia piensen que como ahora eso es in, deben adaptarse. El sexo se vive en libertad, no reproduciendo modelos. Fuente: parte de texto creado por Hugo de Lucas
Montserrat A

 Bisexuality in Hollywood
Sexual trends are used too happy, either by media interest, fashion and in other cases by a real sexual trend. Today young people are going testing and jumping from partner to partner labeling themselves in different ways, for fashion, for being snobbish, etc .. but we have a situation in Hollywood where women come and go between bisexuality, lesbianism and heterosexuality.

A kind of fever of erotic ambiguity has taken over the new generations of showbiz. Miley Cyrus, Kristen Stewart, Cara Delevingne aerate lesbian experiences without abandoning his love for men.
What is certain is that these public claims are excellent marketing campaigns profitable media effects. In this market context, a legion of actresses, singers and famous in different condition have opened their privacy to unveil a militant bisexuality, claiming a third natural way between traditional hetero and homo labels.
A 2010 US study, published in the Journal of Sexual Medicine, concluded that between 3 and 4% of adults identify themselves as bisexual. Data may be incorrect by booking in most matters is their bedroom.

I do not think being bisexual has become a fashion. It has just time to say out loud that other guidance and should not be judged for it. Without any doubt, these women are in a unique position to do so. It seems that the lack of definition in a woman can be very morbid.
Some media do another interpretation of that explosion Bi insinuating that often serves to mask homosexuality that could harm careers. The argument may be valid in some circumstances, but can not be used to deny that there are people who are attracted to others regardless of their gender. Sigmund Freud already spoke of bisexuality as an inborn trait in humans and Alfred Kinsey, a pioneer of sex research, created a six-point scale to determine the orientation of each individual, placing in the intermediate range, the most abundant, that their true nature would enjoy them both sexes.
But everything has its good side and certainly much media revelation is helping to eliminate the gender barrier in relations, to the point that it seems also cause a spillover effect on other women is now open to experience. For example, Miranda Kerr, after separating from Orlando Bloom, told GQ magazine did not rule find out what their true orientation. "Hypersexualization that society lives is fine if it serves to remove taboos, but can not create new demands".

Today it seems that if you do not have a perfect enjoy sex, unreal problem, which must meet new stereotypes. Bisexuality is great, but who is bisexual. So careful, because it may be that many young people with reference to these celebrities as now think that's in, must adapt. Sex lives in freedom, not playing models. Source: text part created by Hugo de Lucas

Montserrat A