miércoles, 25 de noviembre de 2015

SER MADRE PRIMERIZA A LOS 40 AÑOS

Siempre hablamos de la posibilidad de compatibilizar el ser madre con el trabajo, hablando de como dilatar el tiempo, inventando fórmulas para llegar a conseguirlo  aunque pensar que esas fórmulas son humanas, es decir demasiado, pero al final parece que con ese esfuerzo humano se puede conseguir.

Pero pocas veces hablamos de cómo hacer para que la decisión de ser madre no esté fuera de los márgenes, medicamente hablando, óptimos para la futura madre y para el bebe en camino.

Primero, cuando somos pequeñas, entramos en la rutina diaria de la familia, muñecas, color rosa, vestidos, enseñar a planchar y cocinar jugando y comprando bebes muñeco… Luego viene el colegio, donde algún que otro esquema se rompe pero que, en cualquier caso, los estereotipos continúan.
A continuación pasamos a niveles superiores, el colegio. Lugar donde los mensajes empiezan a cambiar: estudiar, prepararse, aprender idiomas para salir fuera a trabajar o conseguir un empleo de más calidad, ser independiente, aunque tenga sus implicaciones.. etc…

Al finalizar nos encontramos en la universidad , después de haber seguido , más o menos, con todo lo que la sociedad va marcando en el camino y sus mensajes subliminales o no: seguir con un master, buscar trabajo en prácticas, buscar un mejor empleo y cambiar de empresas para crear un CV sólido y fuerte para llegar a nuestra culminación profesional…. Al final, nos encontramos “creciditas” y diciendo, .- bueno ahora quiero ser madre y debo ir rápido porque ya tengo 38 o 39 o 40 años y se me acaba el tiempo.- y aquí es donde  iniciamos nuestro post incluyendo algunos párrafos de un artículo publicado en el mundo el dia 4 de octubre y escrito por Isabel Serrano .

Tengo 40 años. He estudiado una carrera y un máster. He alcanzado una razonable situación laboral y económica. Practico una afición que me apasiona y qué me permite tener un cuerpo saludable. Aunque mis relaciones no han cuajado, lo tengo clarísimo ¡quiero ser madre!....
Este es un caso  de mujer real que se enfrenta a la maternidad pasados los 40 o justos los 40.
Cada mujer emprende este camino desde lugares diferentes aunque el momento vital sea el mismo. No hay estudios que interrumpir, las carreras están asentadas, las parejas, por lo general, más estables y hacemos uso de la autonomía y la libertad. Y si el reloj biológico se para , la ciencia médica viene a nuestro encuentro. Con pros y contras, hoy podemos elegir.

Las estadísticas reflejan que las españolas están entre las madres primerizas de mayor edad de la EU. En los 70, las mujeres tenían hijos sobre los 26 años. En la actualidad, la edad media de las madres supera los 35 y va en aumento el número de mujeres primíparas con más de 40. Tras años esperando el momento de quedarse embarazada, para Raquel, nuestra futura madre soltera, es como el viaje a la Meca. En su mente comienza a construir su nido y a soñar despierta. Está llena de ilusión pero también de temor. Se imagina feliz con su bebé en casa, pero sabe que no va a ser todo una maravilla. Tendrá días difíciles, renunciará a parte de su vida privada y dudará de sí misma.
Es precisamente el reconocer sus miedos lo que deja espacio para disfrutar del placer de la relación que existe entre madre e hijo. Haz una lista de tus miedos y háblalos con alguien de confianza. Para no caer en la idealización y el sentimentalismo hay que aceptar la ambivalencia del amor: lo que más deseamos es a su vez lo que más temor nos produce.

A partir de los 40 años puede ser tu momento adecuado para tener hijos, pero eso no significa que tengas que ser perfecta. Albergar altas expectativas lleva directamente a sentirse culpables si las cosas no salen como esperamos. Todos nos equivocamos. Hacerlo lo mejor posible es ya un buen ejemplo para los hijos.
Uno de los mitos de las buenas madres que más daño hace es el que sentencia que la madre se entrega absolutamente a sus hijos y es responsable de todo lo que les pasa.  Esto coloca al niño en el centro de la relación, por lo que; como menciona Javier Urra, “no tenemos hijos, tenemos tesoros”. Y ya se sabe; niños mimados, niños tiranos. Este alto nivel de exigencia nos lleva a sentirnos muy perdidas.
“se una madre naturalmente buena”. El doctor Winnicott acuñó este término para indicar que “las buenas madres no son perfectas, son personas normales que hacen cosas corrientes”. No están todo el tiempo pensando en cómo cuidar al niño. Haz notar a tu hijo que tú también tienes necesidades.

Montserrat A


FIRST-MOTHER TO BE 40 YEARS
We always talk about the possibility of reconciling being a mother to work, talking about how delay time inventing ways to get to get even think that these formulas are human, that is too much, but in the end seems to be with the human effort get.
But rarely we talk about how to make the decision to become a mother is not out of range, medically speaking, optimal for the mother and the baby on the way.
First, when we are small, we enter into the daily routine of the family, dolls, pink, dresses, teach ironing and cooking playing and buying baby doll ... Then comes the school, where some other scheme is broken, but that in any case, stereotypes continue.
We now turn to higher levels, school. Where messages begin to change: study, prepare, learn languages ​​to go out to work or employment of better quality, being independent, even if its implications .. etc ...
At the end we were in college, having followed, more or less, with all that society is marking on the road and subliminal messages or not: pursue a master, find work experience, find a better job and change companies to create a solid and strong CV to reach our professional culmination .... In the end, we are "grown-up" and saying, now .- good mother and I want to be going fast because I have 38 or 39 or 40 years and I run out of time.- and this is where we begin our post including some paragraphs of Writing in the world on October 4 and written by Isabel Serrano.

I am 40 years old. I studied a career and a master. I have reached a reasonable job and financial situation. I practice a hobby that I love and that allows me to have a healthy body. Although my relationships have not yet fully understood, I have very clear what I want to be a mother! ....
This is a real woman if the past 40 or 40 maternity fair faces.

Every woman goes on this way from different places but the vital point is the same. No studies interrupted, races are settled, couples generally more stable and make use of the autonomy and freedom. And if the biological clock stops, medical science comes to meet us. With pros and cons, we can now choose from.
Statistics show that the Spanish are among the older mothers in the EU. In the 70s, women had children over 26 years. Currently, the average age of mothers over 35 and increasing the number of primiparous women over 40. After years waiting to get pregnant so Rachel, our future single mother is like a trip to the Mecca. In your mind she begins to build its nest and daydreaming. It is full of hope but also fear. He imagines happy with your baby at home, but knows that it will not be all wonderful. You will have difficult days, give up part of his private life and self-doubt.
It is precisely to recognize their fears leaving room for the pleasure of the relationship between mother and child. Make a list of your fears and háblalos with someone you trust. To avoid falling into idealization and sentimentality must accept the ambivalence of love: what we want most is to turn what makes us more afraid.

From the age of 40 can be your right to have children now, but that does not mean you have to be perfect. Hold high expectations leads directly to feel guilty if things do not go as expected. All were wrong. Do your best is already a good example for children.
One of the myths of good mothers most damaging is the judgment that the mother absolutely surrender to their children and is responsible for everything that happens. This puts the child at the center of the relationship, so; as mentioned Javier Urra, "we have children, we treasure". And we know; spoiled children, children tyrants. This high level of demand leads us to feel very lost.
"Is a naturally good mother." Dr. Winnicott coined this term to indicate that "good mothers are not perfect, are ordinary people doing ordinary things." They are not all the time thinking about how to care for the child. Make note to your child that you also have needs.


Montserrat A