sábado, 12 de diciembre de 2015

EL PODER DEL CEREBRO: ESTRÉS Y DEPRESIÓN

A veces notamos que se nos olvida donde están las llaves, perdemos el hilo de los pensamientos o nos cuesta concentrarnos. La razón, nadie la sabe con certeza, pero se piensa que todos los problemas de memoria en la mediana edad se deben más a la poca concentración, a la falta de motivación, al cansancio, a la ansiedad con los altibajos hormonales…

Conforme envejecemos, nuestra circulación se ralentiza y llega menos oxígeno al cerebro, por lo que es natural que ya no seamos tan avispados. No hay que olvidar que nuestro cerebro necesita entrenamiento diario como nuestros músculos.

Existen algunos nutrientes específicos de los que el cerebro depende para tener buena salud. Los alimentos ricos en vitaminas antioxidantes A, C y E ayudan a eliminar los radicales libres, moléculas dañinas que provocan el deterioro excesivo de las células del cuerpo, incluyendo las del cerebro. Las buenas fuentes de estas vitaminas son las frutas y los vegetales de colores vivos, como los plátanos, los pimientos rojos, las espinacas y las naranjas.

El pescado azul es rico en ácidos grasos omega 3 y ácido fólico, que son vitales para el funcionamiento correcto del cerebro y del sistema nervioso. Las mejores fuentes de omega 3 son las sardinas, el salmón, el arenque y la caballa.

Los estudios también demuestran que el consumo de soja mejora la memoria, no solo en personas jóvenes, sino también en mujeres que han llegado a la menopausia.
Muchos tipos de vitaminas B son igualmente importantes para el buen funcionamiento de la memoria y la mente. El Cinc y el magnesio son necesarios para el metabolismo neurotransmisor del cerebro.
También se puede probar con le ginkgo biloba, hecho a partir de las hojas del ginkgo ya que es un excelente tónico para el cerebro. Mejora la circulación, lo que a su vez también mejora la irrigación de sangre que transporta más nutrientes al cerebro y contribuye a restablecer la memoria a corto y largo plazo.

Para estimular el cerebro podemos optar por hacer un sudoku diario, un crucigrama, hacer cuentas olvidando la calculadora, emprender nuevas actividades, memorizar la lista de la compra, trabajar tanto como se pueda, reunirse con amigos y grupos sociales etc…
Pero la vida sin retos puede resultar muy aburrida, y cierta cantidad de estrés permite mantenerse alerta. Pero, un exceso de estrés puede ser dañino, especialmente en esta época de la vida.

Las mujeres también se vuelven más vulnerables al pensamiento negativo o a la depresión durante la mediana edad. Pero lo esencial es establecer las prioridades de tal forma que utilices tu tiempo y energía de manera eficiente. Confecciona al comienzo del día una lista de “cosas para hacer” que sea razonable. Aprende a decir “no” a otras personas. Pasa tu tiempo libre haciendo algo que te guste y disfrutes y que sea relajante: practica meditación, date un baño, escucha tu música favorita, sal a caminar, lee un libro…
En cuanto a la alimentación, punto importante en esta etapa, hay que intentar no acudir a la comida de consolación, como el chocolate, los pasteles, las galletas, los refrescos y el café. Todos estos alimentos interfieren en el proceso de absorción de vitaminas y, en ocasiones, terminan haciéndote sentir peor. El consumo de fruta fresca o seca, nueces y semillas es una opción mucho más saludables incluye abundantes alimentos ricos en magnesio en tu dieta, como puede ser las espinacas, las nueces y las nueces de Brasil.

El primer paso para cambiar la manera de pensar es quererte a ti misma por lo que eres y aceptar la etapa de la vida en la que te encuentras; admitir que has llegado a la mediana edad y no huir de ello. Hay que reconocer el cambio como algo natural, inevitable y como un emocionante paso adelante, nunca como una amenaza. Adoptar una posición optimista respecto a l futuro te brinda más opciones de alcanzar buenos resultados que ponerte a pensar cómo eran las cosas tiempo atrás.  Fuente: Plan natural para la menopausia

Montserrat A



BRAIN POWER: STRESS AND DEPRESSION
Sometimes we notice that we forget where the keys are, we lose the train of thought or costs us concentrate. The reason, no one knows for sure, but it is thought that all memory problems in middle age are due more to the poor concentration, lack of motivation, fatigue, anxiety with hormonal ups and downs ...
As we age, our circulation slows and less oxygen to the brain, so it is natural that not be so clever. Do not forget that our brain needs daily training as our muscles.
There are some specific nutrients that the brain relies for good health. Foods rich in antioxidant vitamins A, C and E help eliminate free radicals, harmful molecules that cause excessive damage to the cells of the body, including the brain. Good sources of these vitamins are fruits and colorful vegetables, such as bananas, red peppers, spinach and oranges.

Oily fish is rich in omega 3 fatty acids and folic acid, which are vital to the proper functioning of the brain and nervous system. The best sources of omega-3 are sardines, salmon, herring and mackerel.
Studies also show that soy consumption improves memory, not only young people but also in women who have reached menopause.

Many types of B vitamins are also important for the proper functioning of the memory and mind. Zinc and magnesium are needed for brain metabolism neurotransmitter.
You can also try ginkgo biloba him, he made from the leaves of ginkgo because it is an excellent tonic for the brain. It improves circulation, which in turn also improves the blood supply that carries more nutrients to the brain and helps restore memory in the short and long term.
To stimulate the brain, we can choose to do a daily sudoku, crossword, forgetting the calculator reckoning, undertake new activities, memorizing the shopping list, work as much as possible, meet friends and social groups etc ...

But life without challenges can be very boring, and a certain amount of stress can stay alert. But too much stress can be harmful, especially at this time of life.
Women are also more vulnerable to negative thinking or depression during midlife. But it is essential to set priorities so that you use your time and energy efficiently. Earlier today manufactures a list of "things to do" that is reasonable. Learn to say "no" to others. Spend your free time doing something you like and enjoy and be relaxed: practice meditation, take a bath, listen to your favorite music, go for a walk, read a book ...

As for food, important point in this stage, you try not to go to comfort food like chocolate, cakes, cookies, soft drinks and coffee. All these foods interfere in the process of absorption of vitamins and sometimes end up making you feel worse. Consumption of fresh or dried fruit, nuts and seeds is a much healthier option includes abundant magnesium-rich foods in your diet, such as spinach, walnuts and Brazil nuts.

The first step in changing the way you think is love yourself for who you are and accept the stage of life in which you find yourself; admit that you've reached middle age and not run from it. We must recognize the change as natural, inevitable and as an exciting step forward, not as a threat. Adopt an optimistic regarding the future position gives you more options to achieve good results that get you thinking how things were long ago. Source: Plan natural para la menopausia.


Montserrat A