sábado, 27 de septiembre de 2014

LA CEREMONIA DEL TE

También conocido como Chanoyu en japonés, este ritual milenario no consiste solamente en sentarse a tomar el té con los amigos y seres queridos, sino que encierra un aspecto meditativo que vence el estrés y nos conecta con los aspectos más espirituales de la vida.

El nacimiento del Té se remonta al año 2737 antes de Cristo. Según la leyenda, el emperador de china, Shen Nung, hervía  agua en su jardín cuando la hoja de un arbusto de té cayó dentro de la olla y el aroma le tentó a probarlo.
El té llega a Japón en el siglo VIII de nuestra era, procedente de China. Era considerado en aquel tiempo una especie muy preciada, se utilizaba como bebida y se le atribuían propiedades medicinales. La costumbre de beber té fue extendiéndose entre los monjes zen y las clases dominantes.

Las plantaciones de té iban creciendo, sobre todo en la zona de Uji, cerca de Kyoto, en donde aún se produce el mejor té de Japón.

Debido a la influencia de los hábitos y rituales de los Samurái, aparecieron ciertas reglas y procedimientos que asentaron las bases de la Ceremonia del Té.
Hacia finales del siglo XV, un hombre conocedor del Chanoyu practicado por las clases altas llamado Murata Juko, propuso otro tipo de Ceremonia del Té  relacionada con la sensibilidad japonesa y con el budismo Zen.
En la segunda mitad del siglo XVI, Senno  Ricyu fue el que estableció de modo definitivo las pautas de dicha ceremonia que aún se respetan.

Las habilidades del anfitrión
Aunque el acto de preparar un té nos parece sencillo, en Japón constituye una metáfora de la vida: se requiere un anfitrión que conduzca al bebedor de té a navegar a través de ese universo.
Por ejemplo, cuanto más sabe el anfitrión sobre poesía, literatura, historia, artes y caligrafía , será más  capaz de elegir el té específico. Cuantas más habilidades tenga en cocinar ( las ceremonias importantes se acompañan con banquetes), preparar arreglos florales, fabricar utensilios, conversar sobre temas varados que pueden ir desde la arquitectura del salón de té a la paz mundial, más sentido será capaz de dar a la ceremonia.
Desde el principio, el Chanoyu fue un ritual diseñado para eliminar el estrés.

Un ritual casero y accesible.
El té en Japón es como una fiesta en occidente, dice Sosei Matsumoto, se necesita agua caliente y té (el verde, si es posible, en polvo “macha”). Si lo consigue, use media cucharadita de té, sumérjala en su taza de agua hirviendo y remueva con una varita de bambú, nunca use metal.

Para lograr un aire ceremonial:
·         Sentarse en el suelo con los pies descalzos
·         Servir un dulce ( si es posible, un pastelito o tarta japonesa)
·         Preparar un arreglo floral.
·         Usar boles para té en lugar de las tazas con asas
·         Calentar la tetera con carbón o fuego.

Pasos del ritual
1.       El anfitrión tiene la responsabilidad de juntar los utensilios, flores, olla, jarra, la cuchara de té , y agruparlos cuidadosamente para la ceremonia.
2.       Cada minucioso movimiento que el anfitrión realiza, desde el plegado de la servilleta hasta la curvatura de los dedos de sus manos, todo está completamente establecido por el protocolo; y todo ello puede cambiar según la ocasión, estación, tamaño de la habitación y la naturaleza de la relación entre los participantes.
3.       El anfitrión, después de convidar con pastelitos dulces, prepara un bol de té echando dos  cucharadas de “macha” (polvo fino de hojas de té verde) en agua caliente con una escobilla de bambú.
4.       El primer invitado toma el bol, y, haciendo una inclinación de cabeza hacia el anfitrión, recita : “Oteme chodai itashimasu” ( recibo el bol que ha preparado).
5.       Enseguida, el invitado alza el bol en su palma izquierda y lo hace girar dos veces en el sentido de las agujas del reloj de modo que, al beber, lo estará haciendo desde la parte de atrás en gesto de humildad. Solo entonces tomará tres sorbos y medio, y luego se pasará la lengua por los labios para expresar su agrado.

Espero que os haya interesado este ritual maravilloso lleno de dulcura que tanta plenitud da al practicarlo.

Saludos
Montserrat A



TEA CEREMONY

Also known as Chanoyu in Japanese, this ancient ritual is not just sitting down to tea with friends and loved ones, but enclosing a meditative aspect to overcome stress and connects us with the spiritual aspects of life.

Birth of tea dates back to 2737 BC. According to legend, the Chinese Emperor, Shen Nung was boiling water in your garden when the blade of a tea bush fell into the pot and aroma tempted him to try it.
The tea arrives in Japan in the eighth century AD, from China. It was considered at that time a very precious species, was used as a beverage and medicinal properties were attributed. The custom of drinking tea was spreading among Zen monks and the ruling classes.

Tea plantations were growing, especially in the area of Uji, near Kyoto, where even the best tea in Japan is produced.

Due to the influence of the habits and rituals of the Samurai, were certain rules and procedures that laid the foundation for the Tea Ceremony.
Towards the end of the fifteenth century, a knowledgeable man Chanoyu practiced by the upper classes called Murata Juko, proposed other related Tea Ceremony Japanese sensibility and Zen Buddhism.
In the second half of the sixteenth century was the Senno Ricyu definitively established patterns for the ceremony that is still respected.

The skills of the host
Although the act of preparing tea seems simple, in Japan is a metaphor of life that leads to a host tea drinker to navigate through this universe is required.
For example, the more you know the host about poetry, literature, history, arts and calligraphy, it will be able to choose the specific tea. The more skills you have in cooking (important ceremonies are accompanied with feasts), prepare floral arrangements, utensils, discuss stranded issues can range from architecture teahouse to world peace, the more sense it will be able to give the ceremony.
From the beginning, the Chanoyu was a ritual designed to eliminate stress.

A home and accessible ritual.
The Japanese tea is like a party in the West, says Sosei Matsumoto, tea and hot water is needed (green, if possible, powder "macha"). If successful, use half a teaspoon, dip in your cup of boiling water and stir with a bamboo stick, never use metal.

To achieve a ceremonial air:
• Sit on the floor with bare feet
• Serve a sweet (if possible Japanese cake or a cupcake)
• Prepare a floral arrangement.
• Use tea bowls instead of mugs with handles
• Heat the kettle with charcoal or fire.

Steps ritual
1 The host has the responsibility to gather utensils, flowers, pot, mug, tea spoon, and group   them carefully for the ceremony.
2 Each minute movement that takes the host from napkin folding to the curvature of the fingers of his hands, everything is fully established by the protocol; and all this can change depending on the occasion, season, room size and nature of the relationship between the participants.
3 The host, after convidar sweet cupcakes, prepare a bowl of tea pouring two tablespoons of "macha" (finely powdered green tea leaves) in hot water with a bamboo brush.
4 The first guest takes the bowl and, with a nod to the host, recites: "Oteme Chodai itashimasu" (I get that prepared the bowl).
5 Next, the guest lifts the bowl in his left palm and rotates twice in the sense of clockwise so that the drink will be doing it from the back in a gesture of humility. Only then will take three sips and a half, and then pass the tongue over his lips to express their liking.

I hope you have interested this wonderful ritual full of sweetness that gives the practice so fully.

Regards,


Montserrat a