lunes, 4 de abril de 2016

EL LEGADO ALFARERO DE JOSÉ MARÍA KAYDEDA

José María Kaydeda, falleció en el 2006. Siendo muy joven, José María Kaydeda se trasladó a Barcelona para cursar diversos estudios de formación artística, iniciando así una dilatada carrera durante la que visitó casi cincuenta mil pueblos y villas de toda España, casi siempre acompañado de su esposa Teresa Jorge, llegando a formar de esta manera una importante colección etnográfica con cientos de piezas que acabaría donando al Ayuntamiento de Oleiros. También cedió para el museo de Os Oleiros los diversos trabajos, fruto de unos treinta años de investigación. Su impulso fue básico para la puesta en marcha del encuentro anual de Alfaroleiros.

Fuentes del Ayuntamiento de Oleiros apuntaron que han perdido «ao seu artista máis comprometido», y recordaron que había pasado buena parte de su vida «transmitindo aos demais a súa particular concepción da arte como unha forma de facer e recuperar a historia colectiva dos pobos».
Tamén dijeron de Kaydeda: «Polémico sempre e controvertido ás veces, este conferenciante e contertulio habitual nos foros intelectuais non deixou indiferente a ninguén, resultando perseguido polos seus traballos, chegando a incautarlle unha editorial. Tamén destacou pola súa condición crítica e loitadora en defensa das liberdades». Información: la voz de Galicia 16/11/2006

Jose Mª Kaydeda es un conocido, y reconocido, historiador, pintor, escultor y poeta. Su nombre ha sido homenajeado en diferentes y prestigiosos foros culturales. No ha mucho que el Exmo. Ayuntamiento de La Coruña primero, y el de Oleiros después, brindaron sendos homenajes a su trayectoria artística y cultural, llegando este último a galardonarlo como “Hijo Adoptivo de la Ciudad”.
Pero, además de su prestigiosa trayectoria artística, Kaydeda ha sido también un activo investigador y divulgador de los fenómenos paranormales. Como editor ha sido responsable de la edición de muchos libros, entre ellos algunos incunables como el Codice Calixtino. Pero también, su “Kaydeda Ediciones” publicó obras de investigadores tan conocidos como Salvador Freixedo, Joaquin Grau, Manuel Figueroa o Andreas Faber Kaiser. Precisamente, en el caso de Faber Kaiser, Kaydeda fue el artífice de la publicación de su obra cumbre: “El Muñeco Humano”. Los aficionados a la ufología recordarán además los cuadernillos infantiles que, en la década de los ochenta, ilustraban a la juventud española narrando casos clásicos. Pues bien, Kaydeda fue también el responsable de aquellos cuadernillos.

Como escritor debemos resaltar dos obras fundamentales de Jose Mª Kaydeda, su enciclopedia de Magia y ocultismo, y su colosal compilación de Los Evangelios Apócrifos. Obra, esta última, que le valió las iras de la Iglesia y es que, a pesar de que Jose Mª Kaydeda ha estado siempre muy vinculado al mundo religioso, ha sido un crítico feroz de los dogmas católicos. Por ejemplo, mientras monasterios como el de Silos conservan entre sus obras de arte, un espectacular Cristo Doliente, obra de Kaydeda, el Opus Dei condenaba y censuraba en sus librerias, la obra editorial del mismo.
Su museo de Oleiros es un excelente ejemplo. En él, una inagotable colección de alfarería nos permite viajar por todos los pueblos de España, conociendo a través de su producción artesana aspectos poco conocidos de nuestra cultura; los paridorios, el arte sacro, los muñocos “totemicos”, etc. Una colección que Kaydeda, junto con su compañera ha tardado 5 lustros en reunir. Podemos garantizar por experiencia propia que resulta absolutamente sorprendente e inesperado, comprobar todo lo que se puede aprender de la cultura de un país a traves, tan sólo, de su alfarería.

Biografía
Nació en Barcelona el 8 de septiembre de 1920, pero su familia se traslada prontamente a Galicia. Estudia en Portugal y, a causa de haber organizado huelgas en el Colegio de los Jesuitas es expulsado del internado.
A los dieciseis años toma parte como voluntario en la guerra civil, donde pasa por un trance que le marcará de por vida, encontrarse frente a frente con un soldado del bando contrario y tener que matar para defender su vida. Según nos confiesa jamás pudo extraer de su memoria los ojos de aquel hombre, de canas y arrugas, que se dejó matar por el adolescente Kaydeda, para no tener que quitarle la vida.

Mas tarde estudia Derecho en la Universidades de Santiago de Compostela y Oviedo.y pronto comienza su vida artística.
En 1941 celebra su primera exposición individual, en el Círculo de Artesanos de Santiago de Compostela. Ese año comienzan también sus colaboraciones en prensa y radio.
En el 51 se inicia como dramaturgo, con la escenografía de “El Sueño de una Noche de Verano” interpretada para el General Franco en el Teatro Colón de La Coruña. Y por esas misma fechas inicia su trayectoria como poeta y conferenciante, lo que le ha hecho merecedor, junto con el arte, de numerosos premios: Premio Arte Sacro, Premio Salón del Toro, etc.
Hacia los años setenta comienza a convertirse en un contertulio habitual en programas y congresos de contenido paranormal, compartiendo micrófonos, cámara o atril con los investigadores de misterio más relevantes.

Jose Mª Kaydeda ha sido uno de los pocos investigadores que ha tenido la oportunidad de asistir a auténticas misas negras. Así lo recuerda, en exclusiva, para nuestros lectores:
“Ocurrió en Francia, en Paris. Yo había comentado en círculos culturales mi interés por conocer directamente el mundo del satanismo. Como escritor e historiador me interesaban todas las facetas de la religión, incluido el mundo de Satán. Y un día fui invitado a cenar en casa de una Sra. muy importante en la vida social parisina. En la cena compartí mesa con un notario, unos médicos, un cura... en fin, gente de una situación social acomodada...

“Cuando terminamos la cena esa Sra. me interrogó sobre mi deseo de asistir a una misa negra. Deseo que yo reafirmé, así que me invitó a seguirla si me atrevía, de verdad, a asistir a un rito satánico “auténtico”. Me metió en su coche y me llevó a un lugar, cerca de los Campos Elíseos, donde me hizo apearme y esperar. Ya era de noche, y no me hizo mucha gracia quedarme allí sólo.

“Al rato se acercó un hombre y me dijo que le siguiese. Me llevó hasta un chalet muy lujoso rodeado de jardines. Le seguí hasta una especie de probador donde
tuve que desnudarme completamente y ponerme una especie de blusón negro hasta los pies. Luego me llevó hasta un gran salón donde había otras personas vestidas con blusones iguales. Las paredes estaban cubiertas por unos cortinones negros, del techo al suelo. El suelo era también negro, y en centro del salón había una especie de altar bajo un gran crucifijo invertido, con un ara y muchos cirios, también de color negro.

“ Esperé un rato allí, en silencio, hasta que de pronto vi entrar a la Sra. que me había llevado a mi. Iba completamente desnuda. Detrás de ella iba un hombre, también desnudo, pero con una casulla católica... ¡era el sacerdote católico con el que había estado cenando antes!

“La mujer se tendió en el altar y empezó el ritual de invocación. El cura utilizó una ostia negra que consagró en el sexo de la Sra. y consumió. Hubo reparto de pequeñas ostias negras para quien quisiera “comulgar”. Al terminar la invocación se quita la casulla y copula con la mujer delante de todos nosotros. Eso debió ser una especie de señal porque a partir de ese momento varios de los presentes se pusieron a practicar el sexo indiscriminadamente. Al final el cura se puso a proclamar entre grandes blasfemias su invocación a Satán. Fue muy espectacular, porque de pronto sentí un aire muy frío y vi como hasta los cortinones se movían como si hubiese entrado un viento gélido en el salón. No se si tenían ventiladores ocultos, o si me vi influenciado psicológicamente por aquel ambiente tan impresionante. Pero lo cierto es que aquel viento era real porque hasta se apagaron las velas...

“No se si Satán realmente se manifestó en aquella misa negra. Pero si se que al día siguiente el cura, que esa noche fornicó con la Sra. en aquel altar satánico, probablemente estaría escuchando en confesión a los feligreses de su parroquia... y eso si que es diabólico...” información extraída del blog http://ojo-critico.blogspot.com.es/


Montserrat A