viernes, 19 de febrero de 2016

LA EDAD METABÓLICA NO SIEMPRE COINCIDE CON EL DNI

Hemos hablado en varias ocasiones de la importancia de la nutrición, el ejercicio, etc… puesto que influyen en nuestro metabolismo y salud. Este articulo habla de la diferencia entre la edad metabólica y nuestra edad real.

No es nuevo decir, que a veces, nos miramos en el espejo y vemos a alguien que no acabamos de reconocer. Pues bien, ocurre que nuestras fuerzas, animo, actitud hacia la vida y actividad hacen que no pensemos en que los años pasan realmente o por lo menos no nos damos cuenta que nuestros rasgos cambian debido al paso del tiempo aunque nos sintamos jóvenes y con ganas de realizar actividades y nos mostremos alegres y motivados.

La edad que marca tu DNI cuenta, pero la pregunta es  ¿cuántos años creemos realmente que tiene nuestro cuerpo? Depende de distintos factores: nutrición, deporte, porcentaje de grasa corporal...
Todos conocemos el concepto de edad biológica: los años, meses y días que han pasado desde el momento en que naciste. Pero pocos son los que conocen el de edad metabólica que, sin embargo, es un parámetro de gran importancia a la hora de evaluar nuestra condición física y bienestar corporal en general.

Seguro que en alguna ocasión habéis oído o incluso dicho “tiene 90 años, pero se siente como alguien de 25”. Bien, pues la edad metabólica es la edad que tu propio cuerpo cree que tiene, y es lo que puede diferenciar los cuerpos de dos personas que biológicamente tiene la misma edad. ¿Llevas unos hábitos de vida saludables? ¡Enhorabuena! Es muy posible que tu edad metabólica sea más baja que la que tienes realmente.

Hablemos de los factores que influyen en nuestra edad metabólica
Antes de empezar a hacer deporte es necesario realizar algunas pruebas previas en un reconocimiento médico deportivo. Una de esas pruebas será la bioimpedancia, que se realiza con una báscula especial: esta báscula, además de decirnos cuánto pesamos, nos ofrece otro tipo de datos interesantes como son nuestro porcentaje de grasa corporal, el nivel de grasa visceral, el porcentaje de masa muscular, la densidad ósea, la cantidad de agua en nuestro cuerpo y otros.

Todos estos datos, además de otros marcadores metabólicos del envejecimiento que se obtienen mediante otras pruebas como la presión arterial, el nivel del colesterol o los niveles hormonales, determinan cuál es nuestra edad metabólica. Es decir: según tus hábitos de vida y cómo se reflejan en tu cuerpo, tu organismo cree que tiene una edad concreta.

La buena noticia es que todos estos factores que influyen en nuestra edad metabólica son susceptibles de mejorar a través de la reeducación de nuestros hábitos. Nosotros mismos, mediante una dieta sana, el ejercicio realizado de forma regular y un descanso adecuado, somos capaces de influir en factores de gran importancia a la hora de medir nuestra edad metabólica. Modificando estos factores, aunque sea con pequeños cambios pero siempre aplicados en nuestro día a día con constancia (no solo en ocasiones puntuales) conseguiremos que nuestra edad metabólica se encuentre más cerca de una edad joven y seamos, por tanto, más saludables.

¿Cuál sería la edad metabólica ideal?
Una buena edad metabólica es aquella en la que nuestro cuerpo cree que tiene menos años de los que en realidad tiene. Si llevas un estilo de vida saludable, entrenas o realizas actividad física de forma regular, te alimentas de forma adecuada y descansas bien, seguramente tu edad metabólica sea menor a los años que tienes realmente.

Si, por el contrario, tu edad metabólica es superior a tu edad biológica, puede ser una señal de alarma para que comiences a cambiar tus hábitos por otros más saludables. No tienes que cambiar todo a la vez, sino ir incorporando buenos hábitos y desterrando los viejos poco a poco: sal a caminar cada día 30 minutos, incluye una pieza de fruta en cada comida, coge las escaleras en lugar del ascensor… Pasadas unas semanas vuelve a hacer la prueba y verás cómo tu marcador de edad metabólica ha mejorado.

La clave para mejorar tu edad metabólica es, sin duda, la constancia: te proponemos que escojas uno de esos buenos hábitos que quieres incluir en tu día a día a partir de ahora y que lo practiques a diario durante al menos 21 días. Tras esas tres semanas tu cuerpo lo habrá asimilado como un nuevo hábito y lo llevará a cabo de manera casi automática, por lo que no te costará ningún esfuerzo extra y podrás comenzar de nuevo con otro hábito diferente. Marca el primer día de tu nuevo hábito en el calendario y ve tachando cada día que lo realices hasta llegar a los 21 días.


Montserrat A

Metabolic age does not always match the DNI
We have spoken repeatedly of the importance of nutrition, exercise, etc ... since that influence our metabolism and health. This article discusses the difference between metabolic age and our actual age.

Not new words, sometimes we look in the mirror and see someone that we do not recognize. Well, it happens that our strength, encouragement, attitude towards life and activity do not think that the years really happen or at least we do not notice that our traits will change due to the passage of time though we may be young and eager for activities and we show ourselves happy and motivated.
The age that marks your ID account, but the question is how old we really believe that our body? Depends on several factors: nutrition, sport, body fat percentage ...

We all know the concept of biological age: years, months and days have passed since the moment you were born. But few are those who know the metabolic age, however, it is a very important parameter when evaluating our fitness and body wellness.

Surely at some point you have heard or even said "is 90 years old, but it feels like a 25". Well, metabolic age is how old your body thinks you have, and what can differentiate the bodies of two people who have the same age biologically. Do you carry a healthy lifestyle? Congratulations! It is very possible that your metabolic age is lower than you really have.

Let's talk about the factors that influence our metabolic age
Before starting to play sports it is necessary to make some preliminary tests in a sports medical examination. One such test is bioimpedance, which is done with a special scale: this scale, as well as tell us how much we weigh, offers other interesting facts such as our percentage of body fat, visceral fat level, the percentage of mass muscle, bone density, the amount of water in the body and others.
All these data, and other metabolic markers of aging that are obtained by other tests such as blood pressure, cholesterol level and hormone levels, determine what our metabolic age. That is, according to your lifestyle and how they are reflected in your body, your body will think you have a specific age.

The good news is that all these factors influence our metabolic age are likely to improve through the re-education of our habits. Ourselves, through healthy diet, exercise regularly and made adequate rest, are able to influence important factors when measuring our metabolic age. Modifying these factors, albeit with minor changes but always applied in our day to day record (not just special occasions) will make our metabolic age is closer from a young age and are, therefore, healthier.

What would be the ideal metabolic age?
A good metabolic age is one in which our body thinks it has fewer years than it actually has. If you carry a healthy lifestyle, you train or perform physical activity regularly, you feed properly and rest well, surely your metabolic age is less than the years you really have.

If, however, your metabolic age is higher than your biological age can be an alarm signal to start changing your habits with healthier. You do not have to change everything at once, but to incorporate good habits and banishing the old slowly: go for a walk every day 30 minutes, including a piece of fruit at each meal, take the stairs instead of the elevator ... A few weeks take the test again and see your metabolic age marker has improved.

The key to improving your metabolic age is undoubtedly the record: we suggest you choose one of those good habits you want to include in your daily life from now and you practice every day for at least 21 days. After those three weeks your body will be assimilated as a new habit and take place almost automatically, so it will not cost any extra effort and you can start again with a different habit. It marks the first day of your new habit in the calendar and go off each day you make it up to 21 days.
Montserrat A