viernes, 8 de enero de 2016

LA RUTA DE LOS LAGOS

Esta mañana hemos empezado nuestro nuevo sendero a las 11 horas de la mañana. El día prometía y no decepcionó, sol, buen tiempo y un sendero bonito lleno de panorámicas casi indescriptibles. ¡¡¡¡Por fin tuvimos un día sin agua!!!!

No es un camino del todo fácil, ya que las subidas han sido duras pero el esfuerzo ha merecido la pena. Por supuesto, estábamos entrenándonos y hemos perdido práctica, pero que hay que estar fuerte para hacerla. Os explico:

Empezamos en el alto de Ferrapona (Somiedo) llegando en coche pues la subida se las trae y además hubiéramos necesitado … no sé cuántas horas más para llegar hasta nuestro destino.
Comenzamos la caminata por un sendero bien marcado y señalizado cuesta abajo para luego volver a subir, siendo bastante duro el ascenso. A unos 30 minutos llegamos al lago de la cueva que tenía un cauce bajo.

Continuamos el sendero por el cual llegamos al segundo Lago llamado el Calabazosa. Siguiendo por la pradera de Cerveiriz . Desde allí las vistas empiezan a ser increíbles ya que el juego de luz solar hace cambiar el color del agua, las montañas y el verde de la pradera. La sensación es la de estar llegando a un paraíso lleno de color y de alegría.
Seguimos el camino por la pradera viendo riachuelos por doquier, montañas y un cielo azul increíble. Pero también vimos unas vacas muertas en el riachuelo quedando solo su esqueleto, haciéndonos pensar en lobos que también los hay.
Continuando por el camino, que de día y sin niebla es fácil de orientarse, no sin esfuerzo llegando al collado y dándonos unos paisajes de la vega de Camayor impresionantes, con suaves pastos subalpinos y pequeñas lagunas. Digno de ver.

Todo esto fue bonito de ver, escuchar el silencio y el ruido del agua pero lo más imponente estaba por llegar. Continuamos el sendero bastante cansados, pues fue un “rompepiernas”, hasta llegar allí donde parecía el fin del mundo tocando el cielo al alzar la mano….  Desde donde se divisaban las crestas de Peña Llana, Bebolleu y Picos Albos.

Allí estuvimos contemplando la belleza natural durante un rato y luego seguimos durante  cinco minutos más, pues ese era nuestro objetivo, poder divisar el Lago del Valle pero para ello teníamos que bajar y decidimos que no era aconsejable ya que nos esperaba un regreso duro y no merecía la pena cargar el cuerpo de más cansancio, el cual,  que empezaba dar señales de flaqueza.
Todo el recorrido nos llevó cuatro horas y 15 km más o menos ida y vuelta.
Cuelgo algunas fotos para que podáis ver la belleza que nos ofrece la naturaleza. Pero no solo son panorámicas o pastos, también pudimos ver hierbas aromáticas, arándanos y enebros  entre otros.

En cuanto a fauna podíamos ver lobos, osos, vacas y rebecos.
En ese paseo solo vimos rebecos y vacas, gracias a dios!!!

Montserrat A