lunes, 11 de enero de 2016

EL NARCISISMO DE HOY EN DÍA

Es obvio que la sociedad ha cambiado y que los
valores también pero lo increíble es que algo que en antaño era excepcional ahora se está convirtiendo en casi una religión. El Narcisismo.
Los jóvenes de hoy en día, están más preocupados por su aspecto y son cada vez menos empáticos. Es sencillo detectarlos pues los más envueltos en esa nueva “religión” son los que  exponen más su imagen en las redes.
No es sorprendente  toparse a cada paso con adolescentes que se autorretratan en cada esquina a cada segundo. Tampoco se somete a juicio que la intimidad de todos ellos pueda ser un escaparate publico compartido y debido a ello, los acosos, los engaños, etc… son cada vez más frecuentes en la red, por parte de personas con pocos escrúpulos.
Las últimas investigaciones demuestran la llegada de la generación del “yo” con fuerza y de manera preocupante ya que afecta a la población más joven. Para Christopher Barry,  profesor de psicología en la Universidad del Sur de Mississipi y editor principal de El narcisismo y el maquiavelismo de la juventud ( publicado por la asociación Americana de Psiquiatría), es como hablar de la antesala de “un país donde todo el mundo actúa como en un reality show de concursantes obsesionados con el poder, el estatus y la apariencia, donde es cómodo manipular a otros para su beneficio personal.
La cirugía estética sería una rutina, el materialismo rampante y todo el mundo buscaría la fama o la notoriedad. También sería un lugar con altas tasas de ansiedad y depresión.
Durante los últimos tres decenios o un poco más, los investigadores han estado evaluando el narcisismo y la empatía a través de cuestionarios desarrollados a finales de 1970. El diseñado para evaluar este aspecto es el Inventario de Personalidad Narcisista (NPI). El creado para evaluar la empatía es el índice de Reactividad Interpersonal.  Muchas investigaciones han demostrado que las puntuaciones en estos cuestionarios  de forma fiable con el comportamiento del mundo real.
Por ejemplo, aquellos que tengan una calificación alta en el narcisismo sobrevaloran sus propias capacidades, son agresivos ante la menor crítica y tienen más riesgo de cometer delitos de guante blanco que la población que puntúa más bajo en esta escala.
Por el contrario, los que obtienen calificaciones más bajas en empatía tienen más probabilidades de participar en actos de intimidación y menos de ayudar a los demás. El 70% de los estudiantes actuales obtienen la puntuación más alta en narcisismo y la más baja en empatía que la que conseguían estos jóvenes hace 30 años. Al parecer, y tal y como documentan en la versión online de computer in Human Behavior, “ los alumnos que puntúan más alto en narcisismo son los que más a menudo usan twitter”. Pero entre los adultos de mediana edad, “los más narcisistas son los que publican frecuentemente en Facebook”.
El doctor Carrasco opina:” todo radica en un problema de autoestima y su versión enfermiza conlleva dos fenómenos: una autoimagen inestable; y  una compensación mediante una autoimagen grandiosa… es una huida angustiada de esta percepción”.
Establecer lo que se esconde detrás de este aumento del narcisismo es una tarea ardua. Tal vez, los estudiantes son ahora más honestos en admitir tendencias egoístas de lo que eran hace 30 años. Sin embargo, los expertos rechazan esta hipótesis. Otra teoría apunta a la tendencia a inculcar la autoestima, gestada en la década de los 80, cuando se aconsejó a padres y educadores que adquirieran un papel más activo en la construcción de la autoestima a través de frases como “que guapo eres; mi hija es la más lista; eres especial…”
Para el doctor Carrasco, “esta teoría tiene parte de lógica. El deseo de los padres ha derivado hacia la obtención de logros aparentes por parte de los hijos, en la misma medida en que se ha alejado de la predilección de tener  un hijo trabajador y bueno. Los padres tienden a presentar los éxitos de sus hijos. Para triunfar hay que ser astuto, listo, duro, pegar primero. Los buenos pueden ser unos pringaos”.
El narcisista está solo, no conecta afectivamente con los otros. “Y la vanidad es su posición ante el mundo, su estrategia para hacer de la imagen el termómetro de la validez personal. Aunque esa imagen sea falsa”, declara el psiquiatra del Hospital Clínico.
Ponerle freno es posible con “la implantación de tareas comunitarias obligatorias para los jóvenes y la educación de padres y profesores en la detección de las actitudes narcisistas y en la no potenciación de las mimas. Al fin y al cabo, como diría Freud, el narcisista busca, sin saberlo, satisfacer el deseo narcisista de sus padres”, afirma el doctor Carrasco.
Montserrat A

NARCISSISM TODAY
It is obvious that society has changed and values ​​but also amazing is that something that was once exceptional is now becoming almost a religion. Narcissism.
Young people today are more concerned about their appearance and are becoming less empathetic. It is easy to detect because the most involved in this new "religion" are those who expose its image in the networks.
Not surprisingly stumble at every step with teenagers who take self-portraits on every corner every second. Nor is it judges that the privacy of all of them can be a shared public showcase and as a result, harassment, deceit, etc ... are increasingly common in the network, by people with few scruples.
The latest research shows the arrival of the generation of the "I" hard and alarmingly as it affects the younger population. Christopher Barry, professor of psychology at the University of Southern Mississippi and chief editor of Narcissism and Machiavellianism of youth (published by the American Psychiatric Association), is like speaking of the prelude to "a country where everyone acts like a reality show contestants obsessed with power, status and appearance, which is easy to manipulate others for personal gain.
Cosmetic surgery would be a routine, rampant materialism and everyone seek fame or notoriety. It would also be a place with high rates of anxiety and depression.
During the past three decades or a little more, researchers have been evaluating the narcissism and empathy through questionnaires developed by the end of 1970. The designed to evaluate this aspect is the Narcissistic Personality Inventory (NPI). Created to evaluate the empathy is the Interpersonal Reactivity Index. Many studies have shown that scores on these questionnaires reliably with real-world behavior.
For example, those with high marks in narcissism overestimate their own capabilities, are aggressive at the slightest criticism and are more likely to commit white-collar crimes that people who score lowest on this scale.
By contrast, those who score lower in empathy are more likely to engage in acts of intimidation and less than helping others. 70% of current students obtain the highest and lowest scores on narcissism and empathy than getting these young people 30 years ago. Apparently, and as documented in the online version of computer in Human Behavior, "students who score higher in narcissism are most often use twitter". But among middle-aged adults, "the most narcissists are often posted on Facebook."
Dr. Carrasco says, "all lies a problem of self-esteem and unhealthy version involves two phenomena: an unstable self-image; and compensation through a grandiose self-image ... is an anguished flight of this perception. "
Establishing what lies behind this increase of narcissism is an arduous task. Maybe students are now more honest to admit selfish tendencies than they were 30 years ago. However, experts reject this hypothesis. Another theory points to the tendency to instill self-esteem, concocted in the 80s, when parents and educators to acquire a more active role in building self-esteem through phrases like "that you were advised handsome; My daughter is the smartest; you are special…"
For Dr. Carrasco, "this theory is part of logic. The desire of parents has led to the apparent successes obtained by the children, in the same measure that has been removed from the preference of having a good worker and son. Parents tend to present the achievements of their children. To succeed you have to be cunning, clever, hard, strike first. Can be a good Scoundrels. "
The narcissist is just not connecting emotionally with others. "And vanity is his position before the world, its strategy to image the thermometer of personal validity. Although that image is false, "said the psychiatrist Hospital.
Curb is possible with "the implementation of compulsory community work for young people and the education of parents and teachers in the detection of narcissistic attitudes and empowering not coddle. At the end of the day, as Freud would say, the narcissist seeks unwittingly meet the narcissistic desire for their parents, "says Dr. Carrasco.

Montserrat A