martes, 23 de septiembre de 2014

TE VERDE Y SUS BENEFICIOS

El té posee un extraordinario poder para prolongar
la vida afirmaba Eisei, el monje budista que escribió por el año 1211 el libro Mantener la salud bebiendo Té.
Si desde la antigüedad hasta el siglo VI, el té verde se consumía primordialmente como remedio para los dolores de cabeza, los problemas del riñón, la mala digestión, las úlceras y como una forma de prevención contra el letargo y los humores nocivos del cuerpo, en la actualidad se conocen con exactitud las sustancias que hacen de esta bebida un remedio natural y multifacético.
Dentro de su rica y variada composición química, el té verde, atesora potentes antioxidantes llamados polifenoles, siendo los más abundantes, las catequinas, y , entre ellas, la epigalocatequin galato que ha demostrado, entre otros atributos, tener un importante efecto anticancerígeno, prevenir la arterioesclerosis y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Los beneficios terapéuticos del té verde
·         Aliado de las defensas inmunitarias
·         Rejuvenecedor general
·         Antitumoral
·         Regulador del colesterol
·         Hepatoprotector
·         Sanador pulmonar
·         Regulador del peso corporal
·         Hipoglucemiante
·         Protección dental y acción antibacteriana
·         Acción antioxidante
·         Protector cardiovascular
·         Estimulante cerebral.

Como preparar una buena taza de té verde
·         Usar la mejor calidad de hoja de té que se pueda encontrar.
·         Vierta agua hirviendo en una tetera, para escaldarla antes de usarla. Así, la tetera estará bien caliente para evitar que el agua para la infusión se enfríe demasiado rápido al entrar en contacto con la cerámica o la porcelana fría. Vacíe y ponga un saquito de té por cada taza (1 cucharadita colmada) en la tetera.
·         El agua debe ser fresca, si es de manantial mejor. Viértala, cuando comience a hervir, a borbotones.
·         Deje remojar el té, sin remover, de tres a cinco minutos (depende de cuán cargado le guste).
·         Después del baño de infusión, saque los saquitos de té sin exprimirlos (porque puede extraer el sabor amargo delos polifenoles que permanecen en la hoja).
·         Vierta el té caliente de la tetera en las tazas y disfrute.  Añada lo que le guste ( miel, azúcar, leche),  pero nunca le ponga nata, porque contiene demasiada grasa para el delicado sabor del té.
·         Si usa té suelto, recuerde colar después de 2 a 4 minutos de maceración, y servir a sus invitados inmediatamente; de este modo, todos serán agasajados con una infusión homogénea ( sin diferencias de sabor, aroma, temperatura o color).
·         Procure disfrutar con tranquilidad de este pequeño ritual, para aprovechar al máximo todas sus cualidades sanadoras.


Montserrat A