miércoles, 16 de julio de 2014

EINDHOVEN INGENIERIA Y SOSTENIBILIDAD

EINDHOVEN INGENIERÍA Y SOSTENIBILIDAD UNIDAS
En la ciudad de Eindhoven se ha construido la primera rotonda aérea
para bicicletas del mundo, una apuesta de su ayuntamiento por este tipo de transporte sano y ecológico

Hovenring, como se conoce a la estructura, se ha convertido ya en un icono de la ciudad. En el año 2008, cuando el tráfico entre las ciudades de Eindhoven y Veldhoven empezó a generar atascos y demasiadas situaciones de riesgo, el ayuntamiento decidió separar el tráfico a motor de las bicicletas. La inversión económica se destinó a construir un puente espectacular para los ciclistas, mientras que parael resto de vehículos se retiraba la rotonda que entorpecía el tráfico y se sustituía por un cruce de calles regular.
Por el Hovenring, se desplazan diariamente miles de peatones y ciclistas de forma más cómoda y segura.

La rotonda está  situada en la entrada principal de la ciudad, junto a Veldhoven y la autopista Norte-Sur más importante de los Países Bajos, por donde cada día pasan casi 25000 vehículos.
Ha sido diseñada por IPV Delft, ingeniería holandesa que se centra en el diseño y construcción de puentes, iluminación y mobiliario urbano.

La rotonda está formada por dos anillos, uno exterior por donde  circulan las bicicletas y peatones, de 72 metros de radio. Está construido con una estructura de acero donde se intercalan elementos de hormigón, y otro anillo interior, blanco, formado por contrapesos de hormigón alineados a lo largo del círculo, que aseguran la estabilidad  del conjunto. Todo ello se encuentra elevado sobre el suelo por un soporte, pilón, de 70 metros de altura, al cual se unen los 24 cables de acero que sujetan la estructura circular en el punto donde se conectan los dos anillos.

Uno de los retos del proceso de diseño fue la integración espacial. La infraestructura y los edificios existentes establecen los edificios existentes establecen los límites para las pendientes de las pistas que conducen a la rotonda.
Dado que el espacio era limitado, se decidió bajar el nivel del suelo de la intersección por debajo de un metro y medio, lo que ha dado lugar a una pendiente cómoda para los peatones y los ciclistas.

Se empezó a construir en febrero de 2011 y se inauguró en diciembre de ese mismo año, aunque sólo se pudo utilizar durante una semana, ya que el viento agitaba la estructura radical de cables que sostenían la aguja central de 70 metros, de forma peligrosa. Finalmente, el Hovenring, ya reforzado, se volvió a inaugurar el 29  de junio de 2012.

La iluminación, es una parte importante en el diseño de esta estructura, situada en una ciudad que se identifica como “ciudad de la luz”, ya que Eindhoven es la sede de la empresa Philips. Uno de los principales elementos de esta iluminación se integra en la plataforma circular. El espacio entre el contrapeso y la cubierta, equipado con láminas de aluminio, se ilumina mediante tubos de luz, resultando un anillo claro y visible por la noche, al mismo tiempo que ilumina la intersección por debajo, por lo que parece, realmente, flotante, ofreciendo así una vista excepcional a todos los visitantes que entran en la ciudad.  

La iluminación funcional se integra en la barandilla, donde luces LED iluminan el tablero del puente haciendo más seguro el paso de los usuarios por la rotonda.
La construcción de esta rotonda es una muestra más del compromiso de los Países Bajos con el medio ambiente y la idea de promover actividades saludables entre la población. Fuente: arquitecta Lola Avalos Delgado.

Montserrat A