martes, 12 de marzo de 2013

MADRES Y ABUELAS, ¿QUIEN MECE LA CUNA?


MADRES O ABUELAS, ¿QUIÉN MECE LA CUNA?

Hace poco leí un artículo que hablaba sobre las madres y las abuelas . Era interesante pues los puntos de vista eran diferentes aunque el objetivo era el mismo, cuidar a esa personita que tanto necesita de un adulto para sobrevivir.

El escritor Gore Vidal afirmaba: “Nunca tengas hijos, solo nietos.” De esa forma  alababa el papel de los abuelos, que disfrutan de las gracias de los pequeños sin tener las responsabilidades que comporta la paternidad. Sin embargo, en estos tiempos en los que se han convertido en unos segundos padres, ¿resulta tan gratificante ese rol? ¿No se está enrareciendo la relación que tiene  que existir entre un niño y un sexagenario?

La psicoanalista argentina Paulina Redler introdujo en 1977 el término abuelidad para referirse al importante valor que estos miembros de la sociedad tienen en la misma, subrayando que transmiten la sabiduría del pasado y que su presencia ayuda a los pequeños a construir su identidad.
A  parte de esto podríamos decir y preguntar si ha cambiado mucho el papel de madre en las diferentes generaciones y la verdad es que cuando pienso en mis padres y como nos enseñaron y veo los nuevos roles hay un abismo.
Pero cuidado, esto no es una crítica negativa, todos sabemos que en la vida hay cosas buenas y malas y el paso del tiempo solo hace trasladar esas situaciones modernizándolas pero teniendo la misma base la de enseñar, ayudar e inculcar valores a los más pequeños.

Yo me acuerdo que mi madre era muy estricta, cosa que ahora agradezco pues me enseño a valorar, a apreciar y me enseño que era el esfuerzo . Todo valido para la vida que me tocó vivir.
Ahora , sin embargo, la enseñanza no es tan severa, es más flexible intentando hacer entender las cosas con muchas explicaciones o bien dejando hacer , con lo cual se deja demasiada facilidad a los niños para que descubran los puntos débiles  y abusen de la confianza de los padres o de esa supuesta debilidad.

También podríamos hablar de la conciliación, que lamentablemente casi no existe hoy en día y por tanto eso hace que no podamos ofrecer a nuestros hijos toda la atención que merecen.

Toda esta situación hace que nos sintamos en deuda con ellos, pagando por ello, con consentimientos excesivos o abusos de nuestros propios hijos porque descubren el punto débil.

Hay opiniones para todo y gustos como colores, pero no hay límites para los niños , una cosa es dejarles que se equivoquen, se caigan y se levanten y  desarollen su personalidad y otra es en base a todo lo dicho, no marcar unos límites de respeto, unas normas para que el día de mañana sepan que en la vida hay límites, normas, respeto y que no siempre se puede hacer lo que uno quiere sin pensar en consecuencias.

Como siempre cada época tiene su parte buena y mala , su parte dura y blanda pero creo que después del esfuerzo que nuestros abuelos hacen por echarnos una mano, por sustituirnos dentro de los horarios laborales hay que evitar decir eso de “tendré que recordarte quien es la madre…” hay que ser responsables y saber cuáles son las normas de juego, sobre todo cuando debes ser dependiente de un servicio imposible de pagar.

Saludos
Montserrat A
Mothers or grandmothers, WHO rocks the cradle?
I recently read an article that talked about mothers and grandmothers. It was interesting because the views were different but the goal was the same, look at that little person who badly needs an adult to survive.

The writer Gore Vidal said: "Never have children, only grandchildren." Thus praised the role of grandparents, who enjoy the antics of the young without having the responsibilities involved fatherhood. However, in these times we have become parents for a few seconds, is it so rewarding that role? Is not is thinning the relationship that must exist between a child and a sexagenarian?

The psychoanalyst Paulina Redler Argentina introduced the term in 1977 to refer to important grandparentage value these members of the public have the same, stressing that transmit the wisdom of the past and that their presence helps small to build their identity.
A part of it and ask if we could say much has changed the role of mother in the different generations and the truth is that when I think of my parents and how they taught us and see the new roles is an abyss.
But beware, this is not a negative review, we all know that in life there are good and bad and the passage of time only makes retrofitting transfer those situations but having the same basis to teach, help and instill values ​​to children.

I remember that my mother was very strict, which now thank me how to value it, and taught me to appreciate the effort that was. All valid for the life that I lived.
Now, however, education is not as severe, is more flexible trying to understand things much explanation or leaving do, which is too easily leaves children to discover weaknesses and abuse the trust of parents or the supposed weakness.

We could also speak of reconciliation, which unfortunately hardly exists today and so that means we can not give our children all the attention they deserve.

This whole situation makes us feel indebted to them, paying for it with excessive consents or abuses of our own children because they discover the weak point.

There are reviews for all colors and tastes like, but there are no limits for children, one thing is to let them make mistakes, fall and rise and desarollen personality and another is based on the above, mark not respect limits , standards for tomorrow to know that in life there are limits, rules, respect and can not always do what you want without thinking about consequences.

As always each era has its good and bad, hard and soft hand but I think after the effort that our grandparents do for us a hand, by replace us in working hours should be avoided that mean, "I'll have to remember who is Mother ... "you have to be responsible and know what the rules of the game, especially when you have to be dependent on a service unaffordable.

Regards,
Montserrat A